Compartir

Lamentablemente, los cofrades del Paso Blanco no pudieron sacar en la procesión del Santo Entierro el paso de El Descendimiento debido al desgraciado accidente que sufrió a su salida. Este hecho no impidió que la procesión se luciera como en años anteriores y afortunadamente no hubo que lamentar ningún daño personal.

Desgraciadamente el hecho noticioso de la procesión del Santo Entierro que se celebró anoche en Alhama de Murcia ocurrió pasadas 22.00 horas. A esa hora, aproximadamente, es cuando el Paso Blanco se disponía a  hacer su salida en la procesión con el primero de los dos pasos que sacan a la calle en esta noche, El Descendimiento. Este trono, que la Cofradía de San Juan Evangelista saca a motor, no pudo ni siquiera subir la rampa que une la calle Virgen del Rosario con el atrio de la Iglesia de San Lázaro. El peso de las imágenes y la cruz que se encuentran en la parte trasera del paso, y la inercia al arrancar el trono, hicieron que esta parte del paso cayera a plomo al suelo. La cruz se partió entonces y las tres imágenes que componen este conjunto quedaron seriamente dañadas.

Tras el desconcierto de los primeros momentos, llegaron hasta el lugar de los hechos responsables de la Junta de Cofradías, entre ellos el presidente de la Cofradía de San Juan Evangelista, Pedro Ramón Martínez y de la Junta de Cofradías, José María Díaz, que se aseguraron, junto al personal sanitario de que tan solo había que lamentar daños materiales y que nadie sufrió ningún daño personal.

Posteriormente, retiraron las imágenes y el trono dañado y tras una parada en la procesión, que no llevó más de quince minutos, pudo continuar con su salida sin El Descendimiento pero con la tranquilidad de que no hubo que lamentar ningún daño personal.

El Descendimiento

La Cofradía de San Juan Evangelista incorporó a la procesión del Santo Entierro el paso de El Descendimiento en 1986. Es una obra de taller compuesta de siete imágenes de escayola en la que se escenifica como ayudan a bajar a Cristo de la Cruz antes de morir.

El Descendimiento sufrió en la Semana Santa de 2015 otro pequeño contratiempo. Entonces fue el motor de la carroza el que falló y no pudo continuar la carrera, siendo retirado en mitad de la procesión.

La Cofradía de San Juan Evangelista había hecho este año una importante inversión en este trono para restaurarlo dentro del ambicioso proyecto de restauración de sus tronos. Lamentablemente, los alhameños no hemos podido ver el trabajo que se había llevado a cabo para que pudiera continuar luciéndose por las calles de Alhama el Viernes Santo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here