Compartir
Ayer se inauguró la remodelación de la antigua Sala de Exposición del Centro de Visitantes Ricardo Codorníu que se ha convertido en una sala de interpretación multisensorial que facilitará al visitante una experiencia inmersiva para conocer y contar con mayor información sobre el Parque Regional de Sierra Espuña.

Con una inversión de 71.692 euros y cofinanciada con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), la estancia cuenta con paneles informativos, juegos interactivos y maquetas de animales que hacen su visita más didáctica y amena.
La sala supone un espacio sensorial donde se puede ver, tocar y oler diversos aromas del bosque de Sierra Espuña, así como escuchar los sonidos de algunos animales y conocer la historia geológica y los valores naturales y culturales de este espacio protegido.
Entre las novedades, se ha optimizado la maqueta de Sierra Espuña, que se ha dotado de una pantalla táctil y de señalización de diferentes puntos de interés del Parque. Además, se ofrece la posibilidad de hacer la visita en lengua inglesa. También se ha actualizado el equipamiento del Punto de Información del Centro de Visitantes con una maqueta táctil en relieve del Parque Regional, adaptada a las personas con discapacidad visual y acompañada de un breve texto escrito en braille.
La nueva visita
Cuando el visitante se adentra en la nueva sala, lo primero que encontrará es un holograma de Ricardo Codorníu que informa de la historia de la restauración hidrológico-forestal del siglo XIX que originó el Parque Regional de Sierra Espuña.
Siguiendo las huellas dibujadas en el suelo se llega a la primera zona que recoge la historia natural del Parque, donde se puede tocar y ver diferentes tipos de fósiles y rocas de distintas épocas y características. Además, a través de un visor se observan dos tipos de paisajes muy diferentes que se dan en la zona, como el Valle de Leiva y el paisaje subdesértico lunar de los Barrancos de Gebas. Frente a este panel aparece un fragmento de suelo que refleja los secretos que el suelo esconde, como madrigueras y puestas de invertebrados, entre otros.
Siguiendo por la sala se llega hasta un panel con la historia del parque, que recoge fotos antiguas y, a continuación, otro panel sobre su flora con descripciones muy detalladas. Delante de la flora hay un gran alambique con unos tubos de los que emergen aromas de romero, tomillo, pino y espliego. Al otro lado, las reproducciones de los troncos de los principales árboles del parque permiten al visitante reconocerlos, y unas vitrinas muestran sus frutos, hojas y algunas de sus características principales. En relación a la flora también hay un módulo y un juego sobre las adaptaciones de las plantas.
De la flora se pasa a la fauna con un panel informativo y un juego para identificar las distintas especies que pueblan el Parque Regional. Un módulo, denominado ‘El bosque me suena’, dispone de esculturas de algunos animales representativos del parque que emiten el sonido de cada especie.
Además, la sala recoge la exposición de mariposas donada por el prestigioso entomólogo murciano Francisco González López. Por último, existe un módulo sobre los usos tradicionales y actuales del parque con una maqueta de los pozos de la nieve y un juego interactivo para adivinar a qué corresponden las marcas de señalización de los senderos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here