Inicio Noticias Entrevistas David Perea, “Una cosa muy positiva del rodaje de ‘Las Aventuras de...

David Perea, “Una cosa muy positiva del rodaje de ‘Las Aventuras de Moriana’ ha sido el reflexionar sobre la familia”

Revista Entrelíneas.

659
0
Compartir
El director de cine David Perea en un momento del rodaje de 'Las Aventuras de Moriana'. Foto: Salvador García.

ENT: ¿Por qué cine?

“Podría relatar decenas de razones por las que uno elige hacer cine y no otra cosa. También podría decir que a veces no es algo que se elija, simplemente se lleva dentro. Son muchos los puntos de vista al respecto, pero el mío lo tengo claro: el cine es una profesión, y tan sólo como tal ha de verse. Es cierto que es una profesión especial, llamativa… claro que sí. Pero hay una parte que siempre se obvia al hablar de cine: es duro, complicado, divertido a veces (sólo a veces) sacrificado, sin horarios fijos, etc… La entrega te hace no pensar en el frío, en que tus zapatos están mojados, en las altísimas temperaturas y quemaduras de un rodaje de agosto, en que son las siete de la tarde y aún ni has desayunado… es duro. Sobre todo cuando pretendes construir algo partiendo de la nada, o casi nada. En Murcia hemos encontrado un terreno no del todo virgen, pero sí limpio; preparado para que recojamos el testigo de aquellos que lucharon con sus zapatos mojados para hacer la primera película murciana. Yo, desde mi humilde lugar de cineasta aún en formación y ávido de conocimientos al respecto, espero que algún día pueda decir sin titubeos “mi trabajo es hacer cine”. De momento me conformo con que la gente ocupe su butaca, o silla de bar, y ría, o llore o se enternezca viendo los trabajos que, gracias a la colaboración de tantísima gente que merece mi respeto y el de todos, he podido sacar adelante. En Murcia se hace cine, muy buen cine, y sólo nos resta, con el apoyo de todos vosotros y nuestra perseverancia que “trabajemos en el cine”.

“Mi referente en la vida es Magdalena Sánchez Blesa y en el cine también. Luego están Stanley kubrick y otros…”

>> Comencé en el mundo del cine por muchos motivos, pero quizás el principal sea que durante toda mi infancia no he disfrutado tanto como cuando me quedaba solo en mi habitación delante del espejo y me ponía un sombrero y me creía que era Indiana Jones o cualquier otro personaje de película. Pensaba que era porque quería ser actor… lo intenté como actor pero después comprendí que lo que me gustaba era el mundo del cine en general. Por eso empecé a escribir y a dirigir.

>> Mi referente en la vida es Magdalena Sánchez Blesa y en el cine también. Luego están Stanley kubrick y otros… [risas]. Esto tiene su por qué. No lo digo de forma gratuita. Yo me he dedicado toda mi vida al cine y al teatro y de repente cuando conocí a Magdalena decidí que no me importaba dejarlo a un lado para comenzar una nueva vida con ella. También es cierto que nuestra pasión por el cine y el teatro nos unió y aquí nos ves embarcados en este proyecto de cine.

>> En cierto modo Magdalena y yo hemos tratado de que surgiera este proyecto de ‘Las Aventuras de Moriana’ pero no lo hemos forzado que es lo interesante. No hemos dicho, ‘vamos a hacerlo para decir que vamos a hacer algo juntos’. Lo hemos hecho porque necesitábamos expresar cosas.

>> Creo que mi lado malo es que tengo demasiada paciencia la mayoría de las veces. Y eso es malo porque llega un momento en el que exploto y en ese momento no me reconozco.

>> Si me preguntas por una película que me marcara, la primera que se me viene a la cabeza es “La balada de Cable Hogue” de Sam Peckinpah. Esa película la vi cuando tendría seis o siete años. Era una película del oeste, pero no era del oeste porque no había tiros ni indios… había una escena en aquella película en la que me puse a llorar porque me daba mucha pena lo que le estaban haciendo a un personaje. No le estaban matando pero le estaban humillando y aquello se me quedó grabado.

>> Berlanga decía que el rodaje de “Bienvedino Mister Marshall” fue una auténtica tortura. “La Aventuras de Moriana” también ha sido a ratos una tortura, pero yo creo que eso es inherente al cineasta. Si a mí un profesional del cine me dice ‘he disfrutado muchísimo todo el tiempo de mi obra’, yo no me lo creo porque cuando uno está escribiendo y creando de alguna manera siempre está metiendo sus pequeños o grandes demonios en lo que escribe. A veces no es agradable escribir ciertas cosas y entonces sufres. La recompensa la encuentras si el público responde ante tu trabajo y notas un feedback.

>> Cuando diriges una película siempre hay problemas, quien diga que un rodaje es una balsa de aceite desde el principio hasta el final miente.

>> Decía Orson Wells que un pintor necesita para crear un lienzo, pinturas y pinceles; un escritor necesita lápices y papel; pero un director necesita un ejército detrás de él para poder trabajar. Y en un ejército hay todo tipo de personalidades y de egos y conjugar todo eso es muy difícil, una lotería.

>> Una cosa muy positiva del rodaje de esta película ha sido el reflexionar sobre algo que a veces se nos olvida, la familia. Y es que la familia está por encima del trabajo y de todo. Durante el rodaje hemos hecho verdaderas burradas, me refiero a muchísimas horas seguidas rodando. En ese sentido, he sido a veces un poco egoísta porque como yo aguanto el rodaje no me doy cuenta que conmigo hay personas mayores como mis padres o niños como mis hijos… y llega un momento en el que tienes que decir basta porque la familia está por encima de toda esta historia. Yo creo que es una reflexión sobre las prioridades que nos ponemos en la vida. A veces parece que todo es trabajar y entregarnos a un proyecto, pero creo que cuando llega ese momento debes de apreciar que hay cosas más importantes y una de ellas es la familia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here